Todos merecen acceso a alimentos saludables

Nuestra comunidad está en crisis. Los precios récord de alimentos y gasolina, la escasez de viviendas y la devastación financiera causada por la pandemia han provocado otro aumento en la necesidad de asistencia alimentaria. Ahora estamos atendiendo a 450.000 personas cada mes, un aumento de 80% sobre los niveles prepandémicos.

En muchos sentidos, esto es peor para nuestros clientes que el punto álgido de la pandemia: los vecinos que luchan por recuperarse de la pandemia enfrentaron otro golpe en los presupuestos, ya que la inflación y los eventos mundiales provocaron que los precios de la gasolina, los alimentos, el alquiler y otras necesidades se dispararan. Las familias que dejaron de usar Second Harvest después del punto álgido de la pandemia se vieron obligadas a regresar. Además, los programas de apoyo a la pandemia, como el crédito fiscal por hijos, el alivio del alquiler y el aumento de los beneficios de CalFresh, ya no están o se están eliminando gradualmente, lo que aumenta la presión sobre los hogares de bajos salarios.

Cuando alguien se acerca a Second Harvest, estamos allí para servirle. Para satisfacer un nivel de necesidad tan extraordinario, hemos duplicado la cantidad de alimentos que obtenemos y distribuimos desde que comenzó la pandemia. Los alimentos gratuitos de Second Harvest aseguran que nadie en nuestra comunidad tenga que elegir entre pagar el alquiler o poner comida en la mesa. Al proporcionar comestibles frescos y gratuitos, ayudamos a nuestros clientes a hacer espacio para gastos inesperados y para las posibilidades que se abren cuando se satisfacen las necesidades básicas e inmediatas.

Tomar acción

Puede crear un cambio real para las familias que necesitan un poco de ayuda para poner comida en la mesa. Averiguar como.

Dar ayuda